Fe y humildad: Claves para el desarrollo del carácter parte 3

En conclusión, la vida de Ida, como la de muchas personas más en el planeta, nos muestra la importancia de ser humildes ante cualquier circunstancia, ya que, de no serlo, dicha situación adversa frente a nosotros, resulta un callejón sin salida, un episodio irreparable, o una inevitable huida. La humildad juega el papel de limpia parabrisas que hace a un lado las percepciones egoístas de la realidad, y toma lo que está en su justa proporción, para reconocer no sólo la equivocación, error o debilidad, sino también recoger, las oportunidades, las fortalezas y aciertos. En pocas palabras, la humildad recibe la realidad y la diagnostica para saber de qué tipo e intensidad debe ser la respuesta que se espera ante tal panorama real.

Así, la fe, que cree en lo que no ve, que acepta la realidad como mandato divino,
“palabra de Dios” (sin ser religiosos), es la fortaleza ante cualquier adversidad. “Nunca debemos dejarnos cegar por la filosofía de que no somos sino desventuradas víctimas de nuestra herencia, de nuestra experiencia, y de nuestras circunstancias, ni caer en la cómoda creencia de que estas son las únicas fuerzas que deciden por nosotros. Ese no es el camino hacia la libertad. Tenemos que creer que realmente podemos elegir.”3
La fe es elección y disciplina, es esfuerzo constante por llegar al convencimiento de que tu poder superior tiene designios destinados para cualquier ser humano, incluidos tú y yo. Sin humildad y fe, la construcción de un carácter funcional para la vida del ser humano actual, se ve limitada. Se requiere humildad para saber que es inevitable el error y la debilidad, y de igual manera, son inevitables la fortaleza, y los aciertos.

Se requiere fe para tener el convencimiento suficiente de que la vida no es un misterio imposible de resolver, que se tiene lo que se tiene por una razón particular que sólo se puede descifrar aceptando lo que se presenta frente a nosotros. Una enfermedad, una muerte, una circunstancia de pobreza o simplemente una ruptura emocional pueden ser fuente de aprendizaje y crecimiento en vez de ser razones de sufrimiento.

El éxito en la vida (concepto trillado en lugares de desarrollo), no necesariamente se ve materializado en términos de seguir un propósito firmemente de haber principio a fin. A veces el éxito es como navegar un barco en una tormenta donde se debe ir al frente cuando se hunde la parte trasera, o “cargar el peso a un lado cuando la embarcación se inclina a estribor, y al lado contrario cuando se inclina a babor”4. Tal vez la labor del carácter sea la de mantenerse en el curso trazado, procurando el progreso gradual, muy exponencial, firme, aunque a veces lento o penoso.

3 W. Bill, El lenguaje del corazón, A.A. Grapevine, 1995, p. 315
4 Brooks, David El camino del carácter, Océano, 2011, p.67

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *